Una empresa, un comercio o una oficina son lugares en los que puede o no haber un buen ambiente laboral y poder contar con un buen Equilibrio Energético favorece que la toma de decisiones sea más asertiva.

El diseño global de estas organizaciones está formado por los individuos que la componen: propietarios, empleados, proveedores, clientes, etc… y las acciones de ese grupo de personas influyen directamente en la energía de dicha organización, por lo que, es fundamental comprender a ese organismo en sí mismo y detectar los aspectos y carencias que puedan estar impidiendo su crecimiento.

Reconocer y percibir un negocio como una estructura viva nos ofrece la oportunidad de crear nuevas posibilidades para resolver los problemas o conflictos de una forma más integral; y al considerarlo como un organismo vivo, la facultad de identificar cuando dicho Negocio requiere cuidados específicos para su óptimo funcionamiento fluye con más facilidad.

En diversas ocasiones, para sostener ese ejercicio, se ponen en marcha determinadas estrategias de mercado, sin embargo, es también de suma importancia considerar los aspectos “personales” del mismo.

Una asistencia adecuada, aplicada de forma regular, hará sobrevivir a este emprendimiento por un largo período de tiempo por lo que, mi trabajo consistirá en ofrecerte alternativas para mejorar tu vínculo de unión y el tuyo conectar con tu negocio, tenerlo en cuenta como uno más y, entre otras recomendaciones, que detallaremos de forma personal, individual e intransferible.